¿Has oído alguna vez el dicho: “Se necesita una aldea”? Bueno, yo lo había oído y en el significado lo entendía, pero estas dos últimas semanas me he dado cuenta de lo ciertas que son esas palabras. “Se necesita una aldea” es un proverbio africano que se refiere a la importancia de la comunidad en la vida de los niños para que crezcan sanos y seguros. Yo trabajo a tiempo completo, al igual que mi esposo, y mis hijos van al cuido. Lo tenemos bastante resuelto en nuestro día a día. Sin embargo, el mes pasado ocurrió la excepción. Mis hijos enfermaron, por lo que no pudieron ir al cuido durante toda una semana, y adivina qué, yo enfermé, y mi esposo trabajaba. Cuando digo que me puse enferma no me refiero a una tos y una sinusitis, sino a que dormí durante 36 horas. Recuerdo que me fui a dormir con un enorme dolor de cuerpo y que me desperté por la mañana pidiéndole a mi esposo que llamara a mi pastora para ver si podía ayudarme con los niños después de que él entrara al trabajo. Recuerdo haber estado en la cama, envuelta en mantas, viendo a mi esposo, a mi pastora y a mi suegra entrar a cada rato para despertarme a por medicinas, sopa y pan. Podía oír a mis hijos como un ruido de fondo desvanecido y una de esas veces que mi pastora abrió la puerta para ver cómo estaba pensé “realmente hace falta una aldea….”

Avancemos dos semanas y es mi viaje de aniversario. Lo teníamos todo planeado, pero, de repente, no teníamos a nadie que se quedara con los niños… Le dije a mi amiga que no íbamos a ir, y su respuesta fue “pensé que me ibas a pedir que me quedara con Alfonso”, así que hablamos, y actualmente ella está cuidando a Alfonso mientras mi padre está cuidando a Víctor… Así que, de nuevo, realmente se necesita una aldea…. El día del viaje, estaba en la fila de la TSA, y veo a esta mamá con 3 bolsas, y el cochecito, y los biberones, y todo y obviamente se está tomando su tiempo para pasar todo y me dice “lo siento puedes ir antes que yo” pero la entendí tan bien, que decidí quedarme atrás y ayudarla. Resulta que era la primera vez que viajaba con su bebé y cuando me fui le dije: “se necesita una aldea”.

Todo esto para decir que este proverbio africano no sólo se aplica a la crianza de los hijos, este proverbio aplica a todo en la vida.

Se necesita una aldea para crecer como individuos, como matrimonio, como comunidad. La independencia es buena hasta cierto punto, pero un hombre solo no puede vivir la vida. Ese deseo de hacerlo todo solo, de ser todo capaz y decir que no necesitamos a nadie es un pensamiento egoísta que nos hace sentirnos vacíos y solos.

Mira todo lo que te rodea y date cuenta de que nada fue hecho por un solo hombre. Nos necesitamos unos a otros. Nuestra grandeza no se basa en nuestras capacidades y talentos, sino en nuestra habilidad para ponerlos al servicio de los demás, para trabajar juntos con la gente que nos rodea en pos de un objetivo mayor. La vida es más grande que nosotros, y cuanto antes nos demos cuenta de ello y vivamos con esa mentalidad, podremos hacer que las cosas sucedan para nosotros y para los que nos rodean. 

Debemos dejar de lado la idea de la independencia como forma de vida. Dependemos de Dios para todo lo que hacemos, y Dios nos ha rodeado de personas que son clave para el cumplimiento de nuestro propósito. Nuestras herramientas por si solas no construyen un edificio, necesitamos lo que otros tienen para hacerlo realidad. Cualquier cosa que sueñes lograr está conectada con quienes te rodean, y esto nos lleva a ver a las personas de manera diferente. No se trata de que camines preguntándote qué tiene la gente para ti, sino de que camines sabiendo que el bienestar de los que te rodean es relevante para tu propio bienestar. Esta es la revelación del cuerpo de Cristo… Un cuerpo que tiene una pierna herida no puede caminar, un cuerpo con una mano rota no puede construir el edificio… Y empiezas a darte cuenta de que tienes que cuidar el cuerpo… Tienes que prestar atención al funcionamiento de cada parte de este.

Se necesita una aldea mis amigos, la vida necesita una aldea, pero Dios ha provisto una aldea para cada uno de nosotros. Recuerda, tómate un momento y mira a tu alrededor. Aprecia, cuida y ama a los que te rodean… La verdad es que nos necesitamos unos a otros.

Nos vemos en las letras,

Bianca Paola

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: