Bota la basura…

Dios sí cambia todo en nuestras vidas, acercarnos a Dios es parte de la receta pero también requiere que trabajemos con nosotros mismos. Requiere que saquemos toda la basura que hemos estado cargando por mucho tiempo y que llena esos espacios que tenemos que vaciar para que Dios pueda llenarlos.